Digamos que eres un empleado del gobierno y escuchas planes de desarrollo para un nuevo centro comercial y un aeropuerto. El precio de la propiedad en el área probablemente tenga un incremento considerable una vez se haga el anuncio público. ¿A caso debes aconsejar a tu amigo que planea vender una propiedad que tiene en la zona?  ¿Debes comprar una propiedad para ti?

Digamos ahora que realmente te ha costado trabajo aprobar una clase que necesitas para graduarte. Estudiaste duro para tu examen final pero no sientes suficiente confianza. Un amigo tuyo tomó el examen unas horas antes que tu y se ofrece a decirte exactamente que hay en el examen ¿Deberías dejarlo?

La palabra integridad tiene su origen etimológico en palabras como “integro” ó “entero”, ambas sinónimos de “completo” en nuestro idioma. La integridad implica un estado de indivisibilidad, de compleción y continuidad. Dicho estado contrasta con cualquier estado fragmentado, disperso e incompleto. Al escribir este artículo, me conmovió como la integridad funciona como piedra angular para muchas otras aptitudes que hemos discutido en Art of Manliness. La integridad es el vínculo que une diversas virtudes de un hombre; es la marca de un hombre que satisfactoriamente ha integrado todos sus principios. Su vida es un todo, incorruptible, indivisible.

¿Por qué vivir con integridad?

Es más fácil.

Puede no parece mucho a primera vista, pero vivir con integridad es más sencillo que vivir en el engaño. Es posible que tomar decisiones poco éticas es más fácil a corto plazo, con el tiempo tiene sus consecuencias.

No existe una verdadera felicidad tratando de recordar todas tus mentiras, viviendo con miedo de ser descubierto, sin sentir que realmente te hayas ganado una recompensa. No solo es  un estilo de vida vacío, también estresante.

Bernie Madoff pudo haber vivido una gran vida, pero ¿Realmente pudo disfrutar su fama y fortuna sabiendo que algún día su castillo de cartas iba a colapsar? Vivir con integridad da entereza y paz interior. Tu conciencia podrá estar tranquila y podrás verte al espejo con orgullo.

Construye la confianza.

Un hombre de integridad es aquel en quien otros hombres siempre podrán confiar. Todos saben que siempre va a cumplir con lo que promete. Recibe ascensos en el trabajo porque es confiable y capaz de responder ante grandes responsabilidades. Su esposa sabe que cuando trabaja hasta tarde, en realidad lo hace. Sus amigos se confiesan con el en los momentos de crisis con gran tranquilidad. Cuando escoges vivir con integridad, todas tus relaciones serán más sanas, fuertes y más satisfactorias.

Sirve como base para emitir los juicios de valor.

Las preguntas con las que iniciamos esta publicación tienen unos asuntos complicados de tratar. Cada día nos vemos enfrentados ante dilemas similares. Al comprometerte con vivir una vida de manera integra, se facilita realizar juicios apropiados cuando debas realizar decisiones difíciles. No tendrás que devanarte los sesos pensando que camino debes seguir. En lugar de eso, sentirás la plena seguridad y confianza de tener cada aspecto tejido en una telaraña por un solo propósito.

Practicando la integridad

Vivir una vida integra es un proceso diario que no termina hasta que termina la vida misma. He aquí algunas maneras de desarrollar integridad.

Decide ahora, no después. Muchos hombres no han revisado con detenimiento sus valores personales; hasta el punto de no saber quienes son o que ideales los representan. Estos hombres esperan los momentos de crisis para tomar esa decisión. Pero ya es demasiado tarde, al enfrentarse a una presión nunca antes experimentada, es más probable que un hombre tome la ruta más fácil en ese momento, y no la menos indicada. Decide ahora mismo a que te comprometerás y a que no. Cuando llegue el momento de enfrentar dilemas éticos, la decisión ya estará tomada.

Deja de racionalizar.  Existen millones de razones para comprometer tu integridad. Todos los días escuchas noticias de como los “pesos pesados” de las corporaciones intentan justificar sus jugosas y desmesuradas bonificaciones. Siempre podrás encontrar razones  y justificaciones que parecen tener sentido y te harán dormir tranquilo en las noches. Pero cuando enfrentas las razones con la integridad, te darás cuenta que vendiste algo invaluable por bienes materiales. No existe nada más valioso que tener tu nombre limpio y la capacidad de mirarte al espejo todos los días con la conciencia tranquila.

No des el primer paso. Cuando un gran hombre cae, nos preguntamos como puto haber metido la pata tan profundamente. La verdad es que el no decidió levantarse un día de la cama y decidió cometer una terrible transgresión. Todo comenzó con algo de evasión por aquí y una mentirita ocasional por allá. Desde ese momento poco a poco empezó a resbalarse por la pendiente del compromiso. Si no te comprometes con cosas pequeñas, es probable que no lo hagas con las cosas más grandes.

El fin no justifica los medios. Esta es la razón más popular para destruir tu integridad. En realidad, el recorrido que tomas para llegar a un logro o decisión es tan importante como el destino final. Incluso si la recompensa es enorme al final, si no puedes dar la cara cuando te preguntan por los medios que utilizaste para llegar a un fin, tu victoria tendrá poco significado.

Toma una responsabilidad personal por tu vida.  En el corazón de la integridad está la habilidad de darte cuenta que estás en control de tu vida. Tu eres el responsable de tus victorias y tus fracasos. Nadie más, solo tu.

Viviendo una vida integra

La integridad es un valor que debe reinar todas las áreas de tu vida. A continuación compartimos algunas situaciones en las que debe ser aplicada.

Integridad contigo mismo.

Una vez leí en un blog de alguien que conozco donde escribió una nota en la que contaba como se encontraba con alguien en un bar, y no podía recordar la historia que le había contado sobre su vida. Aparentemente el autor de este blog disfruta contando diferentes historias a la gente que conoce en los bares, de como es piloto, doctor, soldado, etc.

Si bien este es un ejemplo un poco extremo, estoy seguro que conoces hombres que actúan como camaleones sociales; se comportan de una manera contigo, de una manera diferente en otras situaciones: en casa, en el trabajo, de viaje, etc. En lugar de ser una misma persona, viven su vida como varias, transformándose en diferentes personas según su necesidad. William James, un filósofo y psicólogo, dijo alguna vez que los hombres tienen “tantas facetas sociales como grupos de personas cuya opinión quisiera captar.”

Incluso si no estás mintiendo como la persona que describí hace un par de párrafos, convertirse en otra persona en distintas situaciones puede ser exhaustivo. Incluso puedes terminar sintiéndote fragmentado y confundido, sin saber quien eres en realidad. Ninguna relación requiere que te conviertas en una persona que no eres. Pregúntate lo siguiente: Sí no le agradas a cierta persona ¿Por qué querrías ser su amigo?

El primer paso a ser una persona integra es ser honesto contigo mismo. Sé tu mismo. Di siempre lo que piensas. Cumple siempre lo que dices que vas a hacer. No basta con parecerlo, además debes serlo.

Integridad en el trabajo

  • Trabaja 40 horas, recibe 40 horas de paga. Si te están pagando por realizar un trabajo, no pierdas tiempo. Existen excepciones; puedes acabar tu trabajo antes de lo previsto y tener tiempo libre hasta tu próxima tarea. Pero si debes estar trabajando, no deberías estar perdiendo tiempo en Internet.
  • No tomes crédito por los logros de otros. Nunca tomes la idea de otra persona y la expongas como propia. No te subas al bus de la victoria de los demás, en especial si no contribuiste en el proceso.
  • Sé transparente. Has tus negocios y acuerdos tan transparentes como sea posible. No dejes cabos sueltos por los cuales otra persona te va a odiar cuando se den cuenta del acuerdo que realmente firmaron.
  • No robes dotaciones. Puede que la empresa para la que trabajes no te pague lo suficiente. Puede que nadie vaya a extrañar una caja de clips. Pero robar es robar, amigo.
  • Aléjate de situaciones en las que hayan conflictos de intereses. Si te sientes atrapado en una situación que no te permite tomar decisiones honestas, aléjate.
  • Si tu compañía te presiona para tomar decisiones poco éticas, renuncia. No es cierto que todo hombre tiene un precio; un hombre de integridad valora su carácter por encima de cualquier seguridad monetaria. ¿Es posible triunfar en tu campo manteniendo tu integridad? Si, pero solo si eres el mejor en lo que haces. Siempre deberás estar un paso adelante de aquellos hombres que toman atajos para adelantarse.

Integridad en las relaciones románticas.

  • Se un libro abierto. No mantengas secretos a tu compañera. Incluso si los secretos no le afectarán, si se entera que estuviste escondiendo cosas de ella, se dañará la confianza de la relación.
  • Evita la infidelidad emocional. Se sobreentiende que debes tener integridad con respecto a la infidelidad física. Es un poco más difícil evitar la infidelidad emocional, que a primera vista parece poco importante, pero que puede llevar a la infidelidad con facilidad. Si compartes tus pensamientos y sentimientos con alguna amiga o compañera de trabajo más de lo que lo haces con tu novia, tal vez debas dar un gran paso atrás.
  • Termina una relación cuando sepas que las cosas terminaron. Si estás viendo a alguien y alcanzaste ese momento en el que ves que no tienen futuro juntos, no sigas con la relación solo porque temes terminar la relación. Termina con ella como un hombre.

Integridad con tus relaciones.

  • Mantén tus promesas. Siempre, siempre cumple lo que prometiste hacer. La palabra de un hombre es sagrada. Si le dices a tu amigo que vas a pasar tiempo con el y una mujer que te gusta te invita, lo siento. Ya tenías otros planes.
  • No hables mal de los demás. Cuando dices algo malo a espaldas de alguien más, algo que no eres capaz de decir en su cara, estás demostrando una total y absoluta falta de integridad.
  • Sé una bóveda. Cuando tus amigos te confíen información confidencial, asegúrate de guardar sus secretos. Nada daña una amistad más rápido que traicionar la confianza de alguien que te ha confiado un secreto.

Qué significa para ti la integridad? ¿En qué otras situaciones puede un hombre demostrar verdadera integridad? Comparte tus ideas con nosotros.

 

{ 8 comments… add one }

  • Troy January 15, 2014 at 9:10 pm edit

    Recuerdo la vez en que teníamos una profesora muy amable con mi curso, a la que mis compañeros un día le registraron el bolso. Poco me consideraron cuando les dije que no se lo merecía.
    Me comía tanto la complicidad que no pude evitar contárselo a otro profe. Al final quedé pésimo frente a mis compañeros; pero con la consciencia tranquila, solo porque esa mujer no se merecía tal hipocresía, no me importó lo que pensaran ellos :)
    Y si, si pudiera volver a hacerlo, lo haría de nuevo.

    Saludos y excelente artículo

    Reply
  • Andrés March 26, 2014 at 4:42 am edit

    Excelente artículo, desde hoy los seguiré y leeré a menudo…

    Reply
  • D.f July 2, 2014 at 1:27 am edit

    en la parte de ,no des el primer paso, hay un error; “Cuando un gran hombre cae, nos preguntamos como puto haber metido la pata tan profundamente” es solo para corregir

    Reply
  • Del Fénix October 27, 2014 at 8:10 pm edit

    Que bien, he encontrado un buen lugar que me va a ayudar a trabajar ese aspecto tan importante en mi persona.

    Reply
  • rodolfo flores September 12, 2016 at 4:32 am edit

    me encanto este articulo muy pero muy interesante

    Reply
  • Diego Polaco November 28, 2016 at 8:35 pm edit

    Hola, Excelente articulo, desde hoy voy a seguirlos, gracias!

    Reply
  • BAYRON February 2, 2017 at 2:28 am edit

    Me encanta esta pagina , es lo que esta buscando ;) SER DE VERDAD UN HOMBRE

    Reply
  • Julian Sanchez March 7, 2017 at 7:44 pm edit

    Gran artículo. Muchas gracias por compartir algo que tiene tanta importancia en la vida de un hombre como es su integridad y el valor de su palabra.

    Reply