Bien sea durante el Verano o a final de año, muchos de ustedes probablemente viajarán a ver a su familia y amigos en estás épocas tan especiales. Quedarse en casa de tus seres amados puede ser muy divertido, y siendo honestos ¿A Quién no le gusta el alojamiento gratuito? Pero nunca olvides que la hospitalidad es un regalo que debe ser aceptado con los brazos abiertos. Aquí te contamos varias formas de mostrar tu gratitud y hacer tu estadía con tus seres queridos muy placentera durante las festividades, o cualquier momento del año.

1. Envía dinero para provisiones. Si tu anfitrión pagará por tu comida durante tu estadía, envía un cheque antes de viajar para cubrir los costos de la comida y otros gastos relacionados con tu visita. Si esperas a ofrecer dinero al llegar a la casa, tu anfitrión inevitablemente se negará a aceptar el dinero por pura cortesía. Envía un cheque antes de tu viaje con una nota en la que digas lo emocionado que te encuentras por llegar. Si tu visita es corta, invita al anfitrión a cenar fuera y paga por la cena.

2. Llega a tiempo. Si le dices a tu anfitrión que vas a llegar el Miércoles en la mañana, debes llegar a esa hora. Si por alguna razón se te hace tarde, asegúrate de llamar e indicarle a tu anfitrión la hora de tu llegada.

3. Lleva un regalo. Para demostrar agradecimiento por el alojamiento gratuito, lleva un regalo. No tiene que ser costoso o grande. La comida horneada, las flores, una botella de vino o regalos representativos de la región donde vives siempre serán apreciados.

4. Mantén tu área organizada. Antes de salir todos los días, asegúrate de  tender tu cama y organizar tu habitación. Pon tus platos en el lavavajillas después de usarlos.

5. Sintonízate con las labores de la casa. Trata de estar dispuesto a ayudar en la casa. Ayudar a preparar las comidas, lavar los platos y sacar la basura. Un anfitrión nunca te pedirá directamente ayuda, entonces deberás tener la iniciativa suficiente para darle una mano.

6. Tu presencia debe interferir tan poco como sea posible con la rutina de tu amigo, su casa y trabajo. Tu amigo querrá sacar tiempo para pasar contigo, pero no debes ser tu quien imponga el tiempo que compartirán. Haz lo posible para acomodar tu rutina a la rutina del sitio donde te estás quedando, de tal manera no crearás imposiciones.

7. Comparte tu horario. Hazle saber a tu anfitrión tu horario día a día y haz lo posible por cumplir ese horario. Esto permitirá que tu anfitrión organice los horarios de comida y dormida de acuerdo al horario que has definido.

8. No ignores a tu amigo. Si tu amigo vive en una ciudad “destino turístico” y tu propósito del viaje es visitar a tu amigo y conocer la ciudad, no puedes desechar el primer propósito para cumplir el segundo. Nadie quiere sentir que los estás usando como hostal. Realiza todas las actividades turísticas cuando tu amigo esté en el trabajo y planea actividades juntas cuando el esté en la casa, procura invitar a tu anfitrión en cada salida que vayas a hacer.

9. Ten en mente ideas de lo que quieres hacer y ver. Si bien tu amigo querrá hacer muchas cosas contigo, no deberían tener que entretenerte todo el día.

10. Si no disfrutaste todas las actividades que tu anfitrión preparó para ti, mantén la decepción para ti mismo. Parte de visitar un amigo es acompañarlo en actividades que el disfruta. Tu amigo se está esforzando para entretenerte, hazle saber lo mucho que aprecias su esfuerzo.

11. No critiques su ciudad natal. Si por ejemplo, tu eres un neoyorquino orgulloso que visita un primo del campo que vive en Omaha, Nebraska, no vayas a comparar desfavorablemente su pequeña ciudad con la gran manzana. La mayoría de personas se sienten orgullosas de su ciudad natal; se generoso con los cumplidos que hagas sobre la misma.

12. Siempre pregunta. Recuerda, eres un invitado. Incluso si te dicen que te sientas como en casa, es preferible que preguntes antes de usar las cosas, es cuestión de buenos modales.

13. No extiendas tu visita. Trata que tu estadía no dure más de 3 días. Tu anfitrión tiene cosas que hacer que no podrá posponer para siempre.

14. Es prudente deshacer la cama antes de partir. Tu anfitrión probablemente lavará la ropa de cama después que te vayas. Puedes facilitar esta tarea deshaciendo tu cama antes de partir.

15. Escribe una nota de agradecimiento. Ser verdaderamente hospitalario es una de las mayores muestras de amistad que se pueden dar. Asegúrate de expresar tu gratitud enviando una nota de agradecimiento después de tu viaje.

Tienes más consejos sobre como ser un buen invitado? Compártelos con nosotros en la sección de comentarios.

 

{ 5 comments… add one }