raise2

Nota del editor: Está es una publicación de un invitado, lector de Art of Manliness y gran amigo, Josh Wilsie.

Una de las maneras más rápidas y simples de aumentar tus ingresos es pedir un aumento de sueldo. Pero las palmas de las manos de muchos hombres tiemblan de solo pensarlo. A continuación cinco consejos de como pedir y obtener ese aumento que mereces.

1. Solo pregunta.

Como todas las cosas en la vida, no vas a conseguir lo que quieres si no lo pides. Es el mismo principio que en dejar de andar con mujeres para invitarlas a una cita. Nunca harás una venta si no llamas a los clientes. Constantemente me sorprende cuantos amigos y compañeros de trabajo temen pedir aumentos por no pasar por desagradecidos o por temor a que les nieguen el aumento.

La gente no parece entender el concepto que un trabajador simplemente le vende un servicio a una compañía al ser empleados por ella. Ese servicio consume tiempo y energía. Si has estado trabajando para una compañía por más de 6 meses o hasta un año y no has recibido ajustes en tu paga,  yo diría que solo con preguntar hay un 75% de probabilidad de éxito (Si eres bueno en tu trabajo). Aprende las palabras mágicas: “Quisiera hablar con usted acerca de un ajuste salarial”.

2. No dar un Ultimátum.

Un error común que he escuchado que hace la gente cuando pide aumentos es dar ultimátum a sus jefes. No puedo recalcar la importancia de recordar que el ámbito laboral es muy competitivo y si bien no hay nada malo en pedir un aumento, exigir uno puede ser contraproducente. Muchos jefes al afrontar está situación no caerán por ese bluff.

 3. Determina el valor de tu trabajo en línea.

Siempre es bueno mantener un ojo en lo que un sueldo justo y competitivo es en la compañía en la que trabajas. Incluso si no estás buscando un nuevo trabajo, busca en agencias laborales en línea (preferiblemente no desde el computador de tu trabajo). Busca trabajos similares, acorde a tus talentos y envíales tu curriculum.

Déjate llevar, si te dan una entrevista telefónica, haz preguntas específicas sobre el rango salarial que te ofrecen. Si sabes que no estás interesado porque no pagan lo suficiente o porque te sientes bien con tu situación laboral, se directo pero cortés. Informale a la persona con quien hablas que estás satisfecho en tu actual trabajo y que le agradeces el tiempo y la consideración. Esperemos que hayas gastado solo un poco de su tiempo.

Recuerda que no estás amarrado a tu jefe. Tu llegaste a un acuerdo de negocios cuando te contrataron. Tu les estás vendiendo tu tiempo y trabajo a cambio de un salario. Averiguar no es falto de ética. Es ser buen negociante. A lo mejor puedes llegar a conseguir un buen trabajo.

4. Asegúrate que las personas sepan cuanto vales.

Todos conocemos el antipático compañero de trabajo que necesita validar todo su trabajo públicamente. Todo el mundo le tiene rencor a esa persona por eso. Un verdadero hombre conoce la diferencia entre tener confianza en sí mismo y ser confiado. Dominar esta diferencia es la llave para demostrar tu valor a quienes te rodean. Como dijo Teddy Roosevelt “Habla muy suave, carga un palo grande y llegarás lejos”. En vez de anunciar a los 4 vientos cualquier pequeña victoria, haz tu deber y hazlo bien.

Cuando la gente que te rodea esté teniendo dificultades en el trabajo, ayúdalos a realizarlo, a menos que trabajes en un ambiente extremadamente competitivo.

Esa actitud de pro actividad y querer ayudar a los compañeros es una gran manera de enaltecer tu labor en la compañía. Aumenta la moral y la productividad. Si tu jefe no se da cuenta de tus actos y no reconoce tu liderazgo, busca un nuevo trabajo.

5. Incrementa tu valor.

Si aún tienes problemas para establecerte en el trabajo, intenta aprender algo relevante y relacionado con el en tu tiempo libre. No todo requiere atender a un instituto o a una clase. A veces solo basta con dejar de jugar Call of Duty 4 para estudiar y aprender de una materia. Si tu empleador ofrece entrenamientos o certificaciones opcionales, no dejes pasar la oportunidad. Por ejemplo, me ofrecieron un curso opcional en entrenamiento de Asterisk, un PBX de fuente abierta (Como un Linux para teléfonos celulares) en el año 2006. Con ese curso y un poco de estudio en mi tiempo libre, me convertí en una eminencia en la materia. Desde que nuestra compañía trasladó nuestra plataforma de software a Asterisk, he recibido tres aumentos por separado. En serio, haz cualquier cosa que esté dentro de tu alcance para incrementar tu valor.

Una te vez hayas establecido como una referencia en tu sitio de trabajo, será hora de buscar la recompensa por todo ese trabajo duro. Sin necesidad de sonar demandante o acusador, deja que tu empleador vea todos los logros que haz alcanzado desde que estás en tu actual posición. Habla de esos proyectos que has liderado y de la gente a la que has ayudado. Haz que ellos vean todas las competencias que has adquirido durante tu trabajo en la compañía. Si por medio de conversaciones con tus compañeros de trabajo descubres que tu salario no es competitivo, hazlo saber a tu empleador. Siempre que estén de tu lado tendrás tus aumentos garantizados.

{ 0 comments… add one }