Nota del Edito: Esta es una publicación de nuestro nuevo escritor Antonio Centeno. Antonio es el presidente de “A Tailored Suit,” confeccionistas de ropa hecha a la medida. Por favor démosle una calurosa bienvenida a Art of Manliness

Las prendas hacen al hombre. Los hombres desnudos tienen poa o ninguna influencia en la sociedad ~Mark Twain

Tal vez hayas escuchado lo siguiente alguna vez:

“Los días de usar vestidos casuales quedaron en el pasado.”

“Viernes casual? Aquí siempre es semana casual. A nadie le preocupa como te vistas.”

“La apariencia es irrelevante, solo los resultados importan.”

Todas estas frases ignoran el hecho que la gente te juzga y te juzgará siempre por tu apariencia. La dura realidad es que si tuviéramos que tomar decisiones sobre personas después de 3 segundos de haberlas conocido; tendríamos que gastar los siguientes 90 segundos tratando de confirmar nuestra primera impresión. Esto significa que antes de poder abrir la boca, ya has sido examinado y perfilado. Sabiendo esto, cualquier persona siempre debe vestir bien, profesionalmente y de acuerdo al contexto en el que se encuentra. La verdad es que nunca sabes a quien puedes conocer; en cualquier momento puedes encontrarte con un cliente potencial, un empleador, o para los solteros que leen esto, al amor de tu vida. Y te guste o no, van a generar una primera impresión basada en tu forma de vestir.

Durante los próximos meses voy a escribir algunos artículos sobre aseo y estilo para hombres. Pero antes de comenzar, quiero recordarte el por qué debes preocuparte por tu apariencia personal. Vivimos en una sociedad que tiende hacia quitarle formalidad a sus atuendos; nuestro uniforme universal parece constar de jeans y una camiseta. Si te preocupas sobre tu aspecto y actúas para mejorarlo, resaltarás a donde vayas. Tómalo como algo bueno.

Cómo te afecta tu apariencia personal 

El efecto de transformación. Uno de los poderes de la ropa es que puede transformar el estado mental de un individuo. Vístete como un hombre de negocios y es probable que actúes como uno. Tienes que presentar exámenes pronto? Los estudiantes cuentan que tienen mejores resultados cuando visten bien para el examen. Te sientes enfermo en las mañanas? Las mujeres han utilizado el poder del buen vestir para deshacerse de esa sensación por años. El efecto transformador es poderoso y efectivo; lo más increíble es que poca gente lo usa.

Vestir como un profesional mejora la disciplina. Desde las legiones romanas hasta la Marina de los Estados Unidos, las mejores fuerzas militares saben que los soldados bien vestidos tienen más disciplina que los desaliñados milicianos. Las inspecciones de presentación personal estilo militar han perdurado no porque las botas brillantes ganen guerras, pero porque estar atento a la presentación personal le enseña al soldado a prestar atención a los detalles. Detalles que ganan batallas.

De la misma manera, una persona que se viste profesionalmente aprende el valor de la disciplina propia. Aprenden que planeando y reservando suficiente tiempo son bases importantes para obtener buenos resultados. Se preparan para el día pensando a medida que transcurre, anticipándose a sus necesidades para anteponerse a los retos que se puedan encontrar durante el día. Una persona que se viste con disciplina puede organizar su atuendo de manera que satisfaga sus necesidades desde las 8AM hasta la media noche, desde la oficina, pasando por la presentación, para finalizar tomándose unas copas después del trabajo.

Apreciación y respeto. Vestirte adecuadamente toma tiempo; Las camisas deben ser planchadas, los zapatos boleados y las chaquetas cepilladas. Tal vez la mayor lección que puedes aprender de esto es respetar el esfuerzo que el ser humano pone al vestirse. Cuando veas a otro hombre bien vestido, seguramente le darás una mayor importancia y respeto por su atuendo; notarás el hoyuelo de su corbata y lo apreciarás porque te tomó 15 minutos y 5 intentos para hacer el tuyo. El respeto mutuo entre caballeros se da cuando ambos reconocen el esfuerzo que hacen al vestirse.

Cómo afecta tu apariencia a los demás

El poder de efectos visuales. Numerosos estudios de comunicación han demostrado el poder del canal visual en las interacciones entre seres humanos. Algunos estudios demuestran que las señales visuales son 3 a 5 veces más poderosas que las señales auditivas. Al cubrir 90% de nuestra superficie corporal, la ropa cobra esencial importancia, sobretodo a la hora de definir como te perciben las personas a tu alrededor. Quieres un servicio mejor y más rápido en un restaurante? Debes lucir como si tuvieras mucho dinero y ponerte un blazer azul. Quieres obtener un 10 en la presentación de la universidad? Utiliza una chaqueta formal y un pantalón bien planchado. Quieres credibilidad en el mundo de los negocios? Utiliza un traje cuando estés en tus reuniones.

Primeras impresiones. Al hacerse durante los primeros segundos, las primeras impresiones con son poderosas y no deben subestimarse. Podemos observar a una persona antes de hablar con ella, tu mente ya está buscando el sentido entre lo que tus ojos te muestran y lo que encontraras en una conversación con la persona. Utilizando nuestras experiencias personales, categorizamos individuos: encontramos una característica que tenga valor para nosotros y asociamos a la persona con ella. Si lo que tienes puesto es lo único que habla por ti, asegúrate que envíe el mensaje que la situación requiere.

El poder de los colores y patrones. Los colores y patrones son poderosos; algunos llaman nuestra atención, otros acentúan nuestros tonos naturales, algunos afectan nuestras emociones. Al escoger colores y patrones, un hombre deberá primero entender cuales son los tonos que funcionan para el y cuales no. Después, debe definir el mensaje que quiere mandar con su atuendo. Un hombre vestido con un traje de rayas azul marino, una camisa azul con puños y cuello de color blanco y con una corbata roja exclama poder y autoridad. Un hombre vestido con un traje café con una camisa color tierra y una corbata de color claro indica confianza. Ambos hombres llevan trajes, pero transmiten dos mensajes distintos.

Influencia y autoridad. El otrora entrenador de los 49ers de San Francisco Mike Nolan luchó para utilizar un traje formal en los campos de fútbol americano. Una de las razones por las que lo hacía era porque quería que todos lo identificaran como el hombre que estaba a cargo con facilidad. El traje formal, cuyo origen se deriva de las prendas militares, está diseñado para resaltar las fortalezas de un hombre. Si está bien confeccionado y hecho con telas que complementan a quien lo usa, es un signo de autoridad y llama la atención. Pero esto es solo la punta del iceberg -El uniforme de un policía,  la ropa de un piloto, la bata blanca de un médico- son prendas que nos aseguran que la persona con la que hablamos es una autoridad en su campo.

Presunciones positivas. Es más fácil tener un bueno concepto de un hombres bien vestido – Usualmente son percibidos como más inteligentes, graciosos y buenas compañías. Yendo un paso más allá, vestir de manera profesional te hace ver más importante para el éxito de tu compañía e incluso a mantener tu trabajo. Asumiendo que todos los otros factores estén equilibrados, quién despediría al técnico que se viste adecuadamente, quien puede ser puesto frente a un cliente sin que este note la diferencia, para mantener a otro empleado que ni siquiera tiene un traje? En la situación económica tan difícil que vivimos, hasta los detalles más pequeños cuentan.

Es masculino cuidar tu apariencia?

Algunos ejemplos de hombres viriles que cuidan su apariencia.

Dwayne Wade – Hace muy bien al usar trajes que complementan su estatura; también es bueno coordinando su pañuelo de bolsillo con su corbata.

Winston Churchill – Amaba el pañuelo “acolchado” y sabía utilizar corbatines con lunares.

Ronald Reagan – Siempre vestía de manera elegante en vestidos limpios y bien tallados que acentuaban sus hombros; también adoraba las mancuernas.

Sean Combs – P. Diddy ha modernizado el estilo clásico para una generación de jóvenes. El Utiliza trajes de 3 piezas como nadie, rindiendo homenaje a grandes hombres con buen gusto que lo precedieron. Su ropa se suma a su presencia imponente y su personalidad carismática.

Nota final

No deberías juzgar un libro por su portada, pero en nuestra acelerada sociedad la portada de un libro puede ser tan importante como su contenido. Por supuesto que la apariencia no lo es todo; debes tener un gran rendimiento para triunfar en lo que te propongas. Pero en un mundo competitivo, es valioso entender la importancia de las prendas de vestir y el aseo. Invirtiendo los recursos apropiados para tu mejorar tu presentación personal multiplicará tu habilidad para triunfar.

 

{ 2 comments… add one }

  • Jhonathan Matos July 9, 2013 at 11:28 am edit

    Muy buen artículo, luego de pasar la adolescencia comencé a interesarme más por mi apariencia y puedo decir que ha sido um gran cambio en mi vida. Quien piense que las personas no juzgan por las apariencias está muy equivocado.

    Otra cosa, me preocupan las faltas ortográficas como la falta de “¿” al inicio de las preguntas. Para mejorar la calidad del artículo estos pequeños detalles importan.

    Gracias por el artículo.

    Reply
  • Carlos Villasana November 16, 2013 at 10:18 pm edit

    Comparto la opinion de este artículo. Es interesantísimo, y para mi, una persona joven que está empezando a moverse en negocios de categoría, el vestirse bien es algo cada vez mas importante.
    El único detalle, ya mencionado anteriormente, son los signos de puntuación.
    De resto, esta muy bien el artículo.
    Gracias

    Reply