Manejar las críticas es una habilidad que todo hombre bien puesto debe dominar. Damos y recibimos críticas entre compañeros de trabajo, amigos y familia. La crítica es una parte importante de nuestro crecimiento personal, ya que quienes nos rodean pueden señalar nuestros errores y deficiencias que no somos capaces de identificar debido a nuestra falta de objetividad. Desafortunadamente, la mayoría de jóvenes de hoy no saben como ofrecer ni aceptar las críticas como hombres. En su lugar, toman las críticas como niños pequeños. Cuando critican a alguien,  utilizan tonos sarcásticos, y comentarios ponzoñosos que no mejoran para nada la situación. Cuando reciben críticas, sacan excusas y resultan discutiendo con la persona que los critica. Pregúntale a cualquier profesor que tenga los pantalones para ponerle a un estudiante una mala calificación. Los estudiantes de hoy en día lloran y se quejan hasta que mejoren su calificación. O peor aún, obligan a sus padres a interferir a su favor. Simplemente no saben como aceptar una crítica con respeto.

Ya que todos nos enfrentamos a situaciones en nuestro día a día que requieren dar o recibir una crítica.

Como dar críticas efectivas

Empieza sereno, calmado y tranquilo. Antes de exponer tu crítica, asegúrate de tener tus emociones en orden.  Esto es particularmente importante si la persona a la que te diriges hizo algo que realmente te disgustó. Si empiezas gritando y golpeando tu escritorio con los puños, probablemente arreglaras el problema a corto plazo. Sin embargo, si no te tomas el tiempo para tener una discusión calmada y razonable, estás perdiendo la oportunidad de arreglar cualquier problema de base.

Ser específico. Si hay algo que debes recordar de esta publicación, que sea lo siguiente: debes ser tan específico como sea posible con tus críticas. No le digas a la persona “Esto apesta”, ó “Esto podría mejorar.” Explica exactamente porque su trabajo no está a la altura de los requerimientos. Una crítica superficial hará que la persona se ponga a la defensiva y nunca podrán corregir el problema.

Crítica la acción, no a la persona. Trata de mantener a la persona tan separada de sus errores como sea posible al criticar sus acciones y no a ellos. Esto hace al criticismo menos doloroso y más efectivo. Entonces, no digas cosas como “Luisa, debes ser una idiota! Mira todos los errores que cometiste en tu reporte!” Solo porque alguien comete un error, eso no hace a esa persona un tonto. Todos tenemos malos días.

Ser diplomático. Cuando das tu crítica específica, a veces ayuda el uso de palabras diplomáticas. Nuestro viejo amigo Benjamín Franklin era un maestro en usando dichas palabras (quizás por eso fue un diplomático tan exitoso)- En su autobiografía, Franklin dijo lo siguiente sobre usar lenguaje diplomático en sus discusiones:

Cuando me encuentro con algo que puede ser motivo de disputa, [Nunca uso] las palabras ciertamente, sin lugar a duda o cualquier palabra que de aire de positivismo a la opinión; en su lugar, prefiero decir que nos estoy de acuerdo con algo y que lo concibo de diferente manera; que a mi modo de ver debería ser de otra, por una serie de razones que listo a continuación; incluso que lo imagino de una manera particular. Finalmente, recalco que puedo estar equivocado.

Esto puede ayudar a disminuir el filo cortante de algunas criticas. A veces, sin embargo, la gente necesita ese filo para actuar con diligencia. Utiliza discreción a la hora de discernir cuando deberás aproximarte a una persona de forma mas dura.

Realiza sugerencias específicas para mejorar. La meta de realizar una crítica debe ser ayudar a alguien a mejorar. Si bien el primer paso debe ser señalar el problema, si la persona no sabe como mejorar, conocer sus errores no los va ayudar mucho. La palabra clave aquí es “específico.”

Personaliza tu aproximación. Considera la disposición de una persona cuando está decidiendo como tomar la crítica que acabas de hacer. En general puedes ser más duro con un hombre que con una mujer. Por ejemplo: En mi escuela había un asistente del entrenador de fútbol que exprimía a sus jugadores por sus errores. Su filosofía era “hacerlos pedazos y luego construirlos con base en esos pedazos”. Luego se convirtió en entrenador del equipo de basquetbol femenino y continuó actuando de la misma manera tosca y fuerte con su equipo. Las mujeres no respondieron como lo hacía su anterior equipo, en su lugar, se sintieron mal lloraban y se llenaban de nervios, incluso vomitaban antes de las prácticas. Existen excepciones a la regla, y habrá mujeres que quieran oír las cosas sin adornos y hombres que no sean toscos para entender las cosas como son, entonces piensa muy bien con quien estás tratando antes de empezar a realizar tu crítica.

Señala los aspectos positivos. Cuando realizas una crítica, es bueno primero señalar aspectos positivos en su trabajo o acciones. De este ejercicio obtienes dos beneficios. Primero, ayuda a que la persona tome mejor la crítica que estás realizando y les ayuda a recordar que no son unos fracasados. Segundo, le demuestras a la persona lo que está haciendo bien, y de tal manera les das un punto de referencia sobre el cual pueden basar su trabajo a futuro. Cuando empiezas una conversación con alguien, empieza con un cumplido. Posteriormente podrás realizar una transición a la crítica diciendo algo como “Solo existe un área en la cual creo que puedes mejorar…”

Seguimiento. Siempre, siempre asegúrate de realizar el debido seguimiento después de las críticas constructivas. Tu crítica no será buena si la persona no pone en práctica la sugerencia que le hiciste. Planea una reunión de seguimiento con la persona a la que le realizaste la crítica. Dile algo como “Qué tal si hablamos la próxima semana para ver qué ha cambiado y para resolver cualquier duda que tengas?” Al dejarle saber a la persona que los estás siguiendo, es más probable que trabajen arduamente y hagan las correcciones necesarias.

Cómo tomar una crítica

Considera la fuente. Vas a recibir críticas de miles de personas a lo largo de tu vida. Es importante que recuerdes que no todas las críticas tienen la misma naturaleza. Determinar la fuente de la crítica y las motivaciones que la impulsan es necesario para que veas como manejarlo. Por ejemplo, Kate y yo a veces recibimos críticas de quienes leen “The Art of Manliness”. Muchas críticas son simplemente un “Eres un estúpido” o “Esto es gay” o “No voy a volver a entrar a la página!”. Nosotros usualmente ignoramos estas críticas. No pensamos en gastar nuestro tiempo o energía en molestarnos porque una persona cualquiera de internet piensa que apestamos. En cambio, si recibimos un correo de un lector asiduo que ha contribuido con comentarios, tengan por seguro que consideraremos cualquier crítica.

Si piensas que la fuente de la crítica no está genuinamente interesada en ayudarte a mejorar, toma esa crítica como un grano de sal. De la misma manera, asegúrate de ver el punto que ilustra la persona que te está criticando con honestidad. Muchas personas rápidamente anulan cualquier crítica diciendo “Me tienen envidia!”. Es posible, pero es mejor evaluar cualquier retroalimentación que recibas antes de rechazarla.

Cállate y escucha. Lucha contra la necesidad de pelear con la persona o explicar tu error y solo escucha su crítica. Te sorprenderás al ver cuanto puedes aprender si solo te callas y escuchas.

No lo tomes personal. No tomes las críticas como un ataque personal. Trata de separar las cosas tanto como sea posible, solo así verás todo de manera objetiva. Esto puede ser difícil de hacer, particularmente si haz puesto mucho esfuerzo y tiempo en una tarea que fue criticada. Pero créeme, si generas el hábito de distanciar la parte personal de tus actos tanto como sea posible cuando recibes una crítica, evitarás que lastimen tu ego.

Mantén la calma (incluso si la otra persona está siendo un idiota). La meta de una crítica es mantener los sentimientos tan alejados como sea posible. Una vez dejas que tus pasiones se enciendan, cualquier esperanza de hacer una crítica constructiva sale volando por la ventana. Si tu critico es un completo patán, mantener la calma puede ser difícil, pero intenta ser el más civilizado de los dos. Deja que la ora persona grite y haga escándalo mientras tu te sientas ahí, fresco como una lechuga. Cuando acaben, mátalos con cordialidad. Hazle saber que entiendes su preocupación y que les agradeces que se hayan tomado el tiempo de hacértelo notar.

Hazte responsable de tu error. Cuando alguien te muestre un error legítimo que cometiste, no te hagas a la defensiva y empieces a sacar excusas. Toma la responsabilidad por tus acciones. Muchos hombres de hoy no quieren ser responsables de sus errores y siempre están culpando a los demás. Estos jóvenes se verán envueltos en la eterna mediocridad porque nunca aceptaran que necesitan mejorar. Si bien al negar tus errores puedes evitar confrontaciones y malos ratos, a largo plazo esto puede afectar tu progreso personal.

Cambia tu perspectiva sobre el criticismo. En vez de ver las críticas como algo humillante o embarazoso, tómalo como una oportunidad de mejorar. Winston Churchill decía lo siguiente sobre las críticas:

Puede que no estén de acuerdo con las críticas, pero son necesarias. Estás cumplen la misma función que el dolor en el cuerpo humano. Llama la atención sobre algo que no está bien.

En lugar de evitar las críticas, busca oportunidades para ser criticado. Te darás cuenta que al obtener retroalimentaciones de fuentes externas mejorará tus talentos y habilidades.

Agradécele a tu crítico (incluso si fue duro contigo). Siempre agradece a tu crítico. Puede ser difícil. Nadie realmente quiere decir “Gracias por demostrarme que estaba equivocado!”. Trágate tu orgullo y sinceramente dale las gracias a la persona que realizó la crítica. Se tomaron el tiempo de sentarte contigo y mostrarte áreas que puedes mejorar. Lo menos que puedes decir es “gracias”.

Actúa y busca orientación. Después de recibida la crítica, toma cartas en el asunto inmediatamente. Después de haber actuado, asegúrate de obtener orientación por parte de tu crítico, cuéntale como has rectificado el problema. Esto demostrará que escuchaste la crítica y respetaste lo que la persona tuvo que decir.

Bueno, ahora es nuestro turno. Que sugerencias tienes con respecto a dar o recibir críticas como un hombre? Cuéntanos en la sección de comentarios.

 

{ 10 comments… add one }

  • Juliani Rossetti July 16, 2013 at 12:39 am edit

    Genial! Que buen articulo, bastante acertado según mi opinión.

    Reply
  • jose sanchez July 16, 2013 at 5:38 pm edit

    Muy buen articulo pero entiendo que aunque todo los dichos es muy interesantes el articulos es muy largo si pudiran dividir este tipo de trabajos en dos creo que mas personas se interesarias en leerlos por que muchas personas que entran a la red le temen a los escritos muy extenso en definitiva es un excelente trabajo

    Reply
  • J. A. Cano July 17, 2013 at 2:58 pm edit

    Buen artículo, pero coincido con la opinión de Jose Sanchez.

    Este artículo en particular, y algunos otros en general, son demasiado largos para mi gusto. Quizá puedan resumirse o dividirse en varios post.

    Independientemente de esto, el contenido es muy bueno. Enhorabuena.

    Reply
  • Elizondo July 21, 2013 at 6:54 am edit

    Excelente articulo, a mi gusto la extension fue la correcta

    Reply
  • Iván July 22, 2013 at 4:07 pm edit

    Y yo coincido con Elizondo, la extensión fue la correcta, aunque ciertamente unas líneas más y si pudiera haberse dividido en dos. Pero en general es un excelente artículo para guardar y volver a consultar.

    Reply
  • Marena Garcia August 20, 2014 at 9:29 pm edit

    Felicidades por el articulo, me parece que este tipo de enseñanzas deberían de proporcionarse en la educación desde muy pequeños, si el mundo supiera manejar este tipo de situaciones seguramente no exististiria tantos chismes ni rencores. Coincido con el hecho de hablar lo mas especifico, directo y saber callar y escuchar.

    Reply
  • Agustin January 29, 2015 at 4:33 am edit

    Muy buen articulo, muy interesante.
    La extension me parecio adecuada.

    Saludos

    Reply
  • Raviteja March 9, 2015 at 7:54 am edit

    Cari Figlioli,Leggendo tanta rabbia ed oianntziose capisco che queste pecorelle hanno perso sentiero che le porta verso l’amore e l’unione con IL CRISTO.Sono passati pochi giorni dal ricevimento della lieta novella e siete qui a discutere di omicidi.Non potete perdurare in questa perdita dei valori e della morale quali ad esempio la perdita del valore della vita e mi domando come si e8 arrivati ad una tale eclissi del valore della vita nella coscienza di molti?Le cause sono diverse. La cultura ateistica che ha distrutto i principi sui quali si fonda la vita dei singoli e della societe0; le difficolte0 che le famiglie incontrano in questa societe0 senza anima, lasciate sole con i loro problemi; le violenze subite dalle donne che a volte devono compiere atti eroici per difendere la vita.Siamo di fronte ad una struttura sociale di peccato che favorisce una cultura di morte. Forze economiche e politiche guidate da una concezione efficientistica della societe0, ritengono inutile, anzi un peso la vita dei deboli, di coloro che hanno bisogno di cure, di aiuto, come sono i malati, i vecchi e gli handicappati. Gli stessi bambini non ancora nati spesso sono visti come un nemico dal quale bisogna difendersi e quindi da eliminare. Percif2 si investono somme ingenti per produrre farmaci che uccidono i bambini senza ricorrere all’aiuto del medico. La ricerca scientifica su questo punto tende a produrre farmaci sempre pif9 semplici ed efficaci, tali da sottrarre l’aborto ad ogni controllo.Si afferma che la contraccezione e8 il rimedio pif9 efficace contro l’aborto. Si accusa la Chiesa cattolica di favorire l’aborto perche9 insegna che la contraccezione e8 moralmente illecita. L’accusa e8 falsa perche9 chi usa i contraccettivi, avendo perso i valori della vita, e8 pronto a ricorrere anche all’aborto.Di fatto la cultura abortista e8 sviluppata proprio dove si rifiuta l’insegnamento della Chiesa sulla contraccezione.Certo, contraccezione e aborto sono mali diversi: la prima nega la natura, la verite0, il fine dell’atto sessuale espressione dell’amore coniugale, il secondo distrugge un essere umano; l’una va contro la castite0 matrimoniale, l’altro va contro la giustizia e il comandamento divino “non uccidere”. Tuttavia sono frutti di una stessa pianta, che affonda le sue radici nella mentalite0 edonistica, che considera la sessualite0 come sola fonte di piacere, e nel concetto assoluto di liberte0, al di sopra di ogni legge divina e umana, per cui ogni ostacolo che si oppone all’espressione, all’affermazione della propria personalite0, va tolto, fino ad arrivare alla soppressione di un altro essere umano.Don Pino LeonciniOsservatorio per la vita “Leone XIII”Roma

    Reply
  • JAIME ANDRADE March 30, 2015 at 10:10 pm edit

    Felicidades Brett y Kate Mckay.
    Nunca habia encontrado un Website como el suyo, ¿podran profundizar mas respecto a la cortecia?

    Reply
  • Amaury August 15, 2016 at 2:46 pm edit

    Me pareció un buen artículo, con información interesante y consejos útiles. En lo único que pienso pueden mejorar, es en su redacción y ortografía; detecté algunos “errores de dedo” y gramaticales.
    ¡Sigan con el buen trabajo!

    Reply